Paisaje contaminado de Barcelona

La quema de fuel en los motores de los barcos genera emisiones de dióxido de azufre (SO2) y también óxidos de nitrógeno (NOX), dañinas para la salud de los barceloneses

José Guirao Cañadas es el segundo lector que, en pocos días, comparte en Las Fotos de los Lectores de La Vanguardia una muestra del paisaje urbano contaminado de la ciudad de Barcelona, por culpa de la polución generada por los grandes barcos atracados en el puerto. La quema de fuel en los motores de los barcos genera emisiones de dióxido de azufre (SO2) y también óxidos de nitrógeno (NOX), muy dañinas para la salud. Los elevados niveles de este último contaminante superan en Barcelona y su área los valores límite anuales recogidos en la directiva europea.

Se estima que las actividades de puerto son responsables del 10% de las concentraciones de los NOx de Barcelona. Los principales focos de estas emisiones son los barcos de carga y los portacontenedores y, en segunda instancia, los ferris y los cruceros.

“Comparto unas fotos de la humareda que se produce por las noches en el puerto o en la Zona Franca, en unas imágenes captadas el 29 de diciembre de 2019, desde mi casa en la Rambla de Badal / plaza Cerdà”, detalla José Guirao. El puerto de Barcelona presentó en agosto un plan para electrificar sus grandes muelles. La finalidad es que los barcos atracados dejen de quemar fuel y reducir emisiones nocivas.